[#PorQuéTeGustará] RAILWAY EMPIRE 2: Un juego muy CHUUU CHUUUUU CHULI 🚂

Alber Sánchez

13 de mayo de 2024

PLAN RENOVE: ¡Actualízate a Nintendo Switch OLED en GAME!
PRÓXIMA PARADA: DIVERSIÓN A TODA MÁQUINA, CON
RAILWAY EMPIRE 2, EN DIEZ RAZONES

6 Km/h

¡SEIS!

¡KILÓMETROS!

¡HORA!

 

FLIPANTE… esa irrisoria velocidad era la alcanzada por la primera locomotora de la historia. Va, da para unas cuantas bromas lo de pensar en un vehículo mecanizado moviéndose casi más lento que mi yaya cuando va a por el pan… pero oiga, que han pasado doscientos añacos desde aquello. Y los ferrocarriles son un tema que merece nuestro total respeto y algo de seriedad. No asumimos cuánto les debemos, como jugones y jugonas, a los trenes. No tendríamos ocio digital sin ellos… ni un montonazo de avances porque, básicamente, la humanidad no hubiese pegado un salto del copón en plena revolución industrial.

 

Qué me dice de empujar un DeLorean… ¡no le conozco de nada, caballero!

 

Fue en aquella época donde personas de medio mundo se lanzaron a emprender en un sector floreciente como el del ferrocarril. Riesgos económicos, geoestratégicos y movidas varias que, en muy pocas ocasiones, han sido explicadas. Y menos aún, replicadas de forma lúdica, que ayuda a entenderlo todo, y a divertirte mientras aprendes y emprendes (JÁ). Afortunadamente Meridiem Games nos trae Railway Empire 2, un título que resulta ser una fantástica oda a aquel sector y a una apasionante época histórica. Vamos, no os hace falta equipaje, id montando en nuestro vagón de los diez motivos

 

  1. Arrancando la caldera. Para empezar a gozar con este título, se recomienda una visita desde el menú principal al modo tutorial. Aquí, a una velocidad pasmosa (muy superior a la del chascarrillo inicial), se nos expondrán los mecánicas esenciales a través de 7 misiones: fundamentos, construcción de vías, mantenimiento de los trenes, optimización de las líneas ferroviarias, producción y cobertura de la demanda, cambio de trenes, y operaciones bancarias y personal. Puede sonar denso (y un poquito, lo es), pero está perfectamente expuesto cada concepto y, en cuanto finalicemos este tutorial podremos embarcarnos (perdón… ¿En-tren-arnos?) en todo lo que ofrece el producto. Y es mogollón de contenido.

 

On your marks, get set, GO!… «Señor, aléjese de los trenes y deje despacito, en el suelo, la pisto–

 

  1. Eligiendo el destino. Tras aprender el montonazo de dinámicas jugables de este Railway Empire 2 (muchas, mejoradas de la primera entrega y otras, totalmente nuevas), tocará seleccionar entre cinco modos de juego: campaña, compuesta por 5 extensos capítulos basados en situaciones reales de dificultad creciente, con retos a cumplir preestablecidos; partida personalizada (autoexplicativo el nombre, ¿no?); escenarios, donde escogeremos entre 14 regiones donde superar tareas; experimentar, para construir a nuestro libre albedrío relajadamente; y el multijugador cooperativo donde podremos colaborar junto a tres amigos para llevar a buen puert—estación nuestra compañía.

 

  1. Todopoderosos y «omnistrenes». Por si había alguna duda pese a lo descrito hasta ahora, nos encontramos ante un título de gestión y estrategia como la copa de un pino. Con una cámara aérea totalmente libre, desplazaremos el cursor a través del terreno. A nuestra discreción quedará elegir dónde poner la primera piedra (comúnmente, la de una estación) y las posteriores. Tocará usar todos los botones del mando para realizar la ingente cantidad de acciones disponibles y movernos por los menús con resultados asombrosamente intuitivos. En el calendario del juego irán pasando los días, meses y años a dos velocidades seleccionables, pero también podremos pausar el tiempo (a diferencia de los clásicos RTS) para gestionar y tramitar con toda la calma del mundo.

 

Con ese nombre, la probabilidad de que en la ciudad haya gusanos que lancen ovejas explosivas es ALTA.

 

  1. Unir para crecer. Sea cual sea la modalidad de juego escogida, deberemos atender a dos tipos de ubicaciones: las ciudades y los negocios rurales, que salpican inicialmente el mapa. Las primeras comenzarán teniendo la población estimada de Villarriba del Cimborrio o Villabajo del Badaj—pueblitos, vaya; las segundas, pequeñas explotaciones agropecuarias, aisladas en zonas rurales que extraen bienes básicos y materias primas. Tocará fijarse en qué necesidades tiene cada urbe, no solo de productos esenciales sino también a qué otras ciudades quieren viajar sus habitantes o a dónde quieren enviar sus misivas (Nota: emails, pero sin la «e») para ir interconectándolo todo adecuadamente. Y poco a poco pasaremos de cuatro casuchas apartadas a verdaderas metrópolis dignas de Blade Runner (bueh, tanto no, que la arquitectura no va más allá del mil novecientos y algo).

 

Instantánea tomada al comienzo de la Gran Depresión. Acababan de cerrar el último «Saloon» de la ciudad.

 

  1. «…Vías cada día con el día posterior, vías telaraña, que enmarañan mi razón…» Años ha, Ana Belén ya cantó (¿lo qué de liar las «eles» con las «uves»?) sobre lo más esencial que hemos de construir en este juego. Las vías que colocaremos entre estaciones y apeaderos serán las arterias que mantendrán con vida nuestro emporio, dependiendo de ellas el flujo sangui—monetario. Habrá que evaluar los costes de cada tramo, minimizar el levantamiento de puentes o excavación de túneles (pista: son caros), calcular dónde posicionar dobles carriles… por fortuna la proyección con el recorrido de cada pista se hace automáticamente, quedando ya a nuestro antojo modificarlo para rascar unos dólares o ser empresarios que despilfarran en obra pero ahorran en tiempo.

 

Vale, Tom, ahora el especialista saltará en marcha, se dejará atropellar y luego caerá del puent—¿CÓMO QUE LO HARÁS TODO TÚ?

PLAN RENOVE: ¡Actualízate a Nintendo Switch OLED en GAME!

6. «El Cha Cha Cha Del Tren» (Mocedades, circa Siglo XX). Ah, una melodía clásica para recordar que pocas cosas hay más gustosas que viajar en tren… pero primero, hay que fabricarlo. Según vayamos situando los entramados de vías será turno de asignar a cada línea, además de un origen/destino, su correspondiente locomotora. Habrá que escoger e invertir con cautela según la zona: el tema cambia mogollón, si la oferta/demanda es de carne y cereales o de… personas. No será lo mismo situar una máquina potente que pueda mover toneladas de mercancías pese a su lentitud, a una ligera y compacta que, no pudiendo cargar tropecientos kilos de materias, sí permitirá que la gente se mueva en viajes exprés-sin estrés (por tardar demasiado). Oh, y podremos admirar, con calma, nuestros majestuosos gigantes de vapor, junto a sus respectivos datos y características, en una galería virtual.

 

Vale, me falta repintarlo de azul, con detalles en rojo, y ponerle una carita. Lo llamaré «Thomas»

 

7. ¡EUREKA! El inexorable paso del tiempo no solo afectará a nuestras arcas (ojocuidao si no tenemos bien montado el tinglado o entraremos en números muy rojos), también conllevará avances tecnológicos como en la realidad misma. Dispondremos de un menú con un árbol de descubrimientos que podremos ir desbloqueando a medida que avancemos. Técnicas de apuntalamiento de puentes, novedosos vagones refrigerados, lujosos carruajes-restaurante, modernísimos trenes… un montón de puntos a investigar. Destacar los dedicados a distintas «ventajas» fiscales; y es que, a parte de tener que llevar al día las cuentas de empleados, mantenimiento y demás, podremos llegar a abaratar el precio en las subastas de negocios o incluso contratar saboteadores para hacer la puñeta a la competencia. Ya ya, que tire la primera piedra el magnate que siempre juegue limpio… ¿veis? ni una ondulación en la charca.

 

Me especializaré en el transporte de confituras. Y me llamaré Lady Mermelade.

 

8. De mindundi, a conocerse todo el mapamundi. Más arriba habíamos comentado la presencia de distintas regiones donde jugar… pues ojito a las susodichas y su extensión. Tendremos, a nuestra disposición la totalidad de Estados Unidos (y parte de Canadá) y el continente europeo casi al completo (islas británicas incluidas) o regiones específicas de ambos, así como sus correspondientes accidentes de terreno. Flipantes réplicas de los mapas reales que nos permitirán ampliar nuestros conocimientos en geografía, a la par que nos divertimos y aprendemos sobre la industria y sus acontecimientos a lo largo de la historia. Eso sí, los Grandes Lagos, el Misisipi, los Pirineos o Bilbao, están emplazadas con minuciosa precisión, pero que la primera línea férrea ibérica uniese una granjita asturiana con Salamanca, ya será cosa de nuestros más locos designios. De nada por la mejor leche del cantábrico, queridísimos vecinos salmantinos.

 

Un apacible trayecto por las tierras de Montana. Vista la cantidad de nieve, le podría interesar a alguien con ese apellido…

 

9. A vista de pájaro o a ras de tierra. Tal vez penséis que tratándose de un juego de estrategia el apartado técnico se quede en meramente cumplidor. Pues los gráficos nos han dejado el tubo del vapor torcidísimo. Que la cámara permita tal nivel de zoom como para pasar de una vista general de la región en la que nos hallemos a apreciar las vestimentas de los individuos que pululan por cada calle, nos parece sensacional. Y todo con una fluidez pasmosa. Y aún hay más, ya que podremos acceder a una vista desde dentro de los propios trenes y gozar con los alucinantes detalles: los maquinistas a sus labores, los pasajeros acomodados en los asientos, las sacas de cartas apiladas o simplemente mirar por la ventana y disfrutar viajando tranquilamente (de formal virtual). Ah, y antes de cerrar las cuestiones audiovisuales, remarcar que el título llega totalmente traducido al castellano con un doblaje magistral.

 

Oye pa’, cuando termine de guardar el ganao, ¿pue’quedase la moza a dormir conmigo? ¿qué más da que sea la prima Shirley?

 

10. El sueño de Sheldon Cooper y de cualquiera que desee pasar un buen rato con trenes digitales. No hace falta ser un frikazo de las locomotoras (ni tener dos doctorados) para que las horas vuelen jugando a este Railway Empire 2. Gestión y estrategia de altísima calidad os aguardan con este título para Playstation 5 y Nintendo Switch que podéis pillar en la web de GAME o en cualquiera de sus tiendas. Además se encuentra disponible en Edición Deluxe, que incluye, a parte de disco/cartucho, la banda sonora original y varias skins decorativas. Oh, y si no os demoráis en comprarlo tal vez estéis a tiempo de haceros con el regalazo exclusivo: un lustroso pito de madera. Ya sabéis, para poder tocar el silbato y gritar lo de «¡Pasajeros al treeeeen»!

 

Inglaterra. Más concretamente, Londres. No debo hacer chistes sobre ellos, pero preguntemos por un tal Blas. El colega de Epi, claro.

 

 

Vídeos más vistos

Lanzamientos 6 al 12 de junio

Vídeos

¡Tus JOYAS RETRO te están esperando en GAME! 💎👾 Consolas y videojuegos seminuevos

Compra y vende tu PlayStation 4 en GAME

Vídeos

[#TutorialesGAME] 🪛 ¡Descubre cómo se montan las nuevas sillas GAME PC Gaming con estos vídeos! 🪛

Kirby y la tierra olvidada

Vídeos

⚫ ¡Fácil y rápido! Así se instalan los SSD WD BLACK SN850 para tu PS5 ⚫

Productos más visitados

Auriculares GAME IN-EAR

Ver en GAME.ES

Mochila GAME BP420 RGB

MOCHILA GAME BP420 RGB

Ver en GAME.ES

Micrófono GAME MIC220

Micrófonos GAME

Ver en GAME.ES

Entradas relacionadas

VER TODAS

[#PorQuéTeGustará] Endless Ocean Luminous

[#PorQuéTeGustará] Endless Ocean Luminous

¿Alguna vez habías pensado en la posibilidad de explorar el lecho marino sin la necesidad de salir de casa ni de mojarte? Eso es justo lo que Endless Ocean Luminous busca ofrecer a sus jugadores. La introducción es vital para saber cómo funciona el juego Empezaremos...

¡GAME es más! Análisis, reportajes, unboxings, tutoriales, curiosidades... visita game.es