[#PorQuéTeGustará] God of War Ragnarök: un último viaje por la excelencia

Gerard Montero

23 de noviembre de 2022

Compramos tu PS4

Acabamos de vivir un año maravilloso, lleno de videojuegos increíbles de todo tipo. Y qué mejor forma de cerrar este 2022 con el que es ya uno de los títulos del año. Nominado a todos los premios habidos y por haber, incluido mejor juego de conducción por aquello de ir en un trineo tirado por lobos. Evidentemente estoy exagerando, pero sí que, sin duda alguna, esta última entrega de God of War que vamos a analizar no ha dejado indiferente a nadie. Un despliegue abrumador a todos los niveles y que, sin duda, ya os avanzo que para mí es mi GOTY personal. Así que, chic@s…

¡Bienvenidos al Ragnarök!

God of War Ragnarök

Las consecuencias de matar a un Dios

Kratos lo advirtió hace más de 4 años, pero las circunstancias fueron las que fueron y Atreus y su padre tuvieron que actuar y matar a Baldur. Y vaya si hubo consecuencias. Este último God of War empieza en pleno Fimbulwinter, un invierno eterno que precede al Ragnarök. Para los que no estáis versados en la mitología nórdica, os diré que el Ragnarök es lo que en la Biblia equivaldría al Apocalipsis; es decir, el fin del mundo tal y como lo conocemos. En este caso, el fin de los tiempos estaba escrito y predestinado desde hace ya siglos, pero precisamente somos nosotros quien, con los actos del pasado título, lo ponemos en marcha.

Con esta premisa empieza esta última entrega de Santa Monica Studios, con un Atreus más crecido y escapando de nuestros enemigos a lomos de un trineo. El Ragnarok está aquí y solo nosotros intentaremos evitarlo a toda costa.

Apartado gráfico

Lo que vimos a nivel visual allá por 2018 fue algo de locos. Aún hoy nos preguntamos cómo nuestra PlayStation 4 podía llegar a ese nivel visual con el anterior título. Una sensación de haber tocado techo y que muchos pensamos que “si este es el nivel para la próxima generación, ¿dónde hay que firmar? ”. Nada más lejos de la realidad: tanto la versión para pasada generación como, especialmente, la de PlayStation 5, han dado un paso más allá para traernos un portento físico (y no hablo del de Kratos) a todos los niveles técnicos. Hablamos de paisajes, la nieve a nuestros pies, la iluminación… Pero también nos referimos a las físicas, las caras y hasta el más minúsculo detalle. Sony y Santa Monica Studios lo han vuelto a hacer una vez más. Repito lo mismo que pensé la generación pasada: si este es el nivel gráfico de esta generación, me doy por satisfecho.

God of War Ragnarök

Apartado sonoro

Y qué decir de la música, ese factor que a veces pasamos por alto, pero que un juego no sería lo mismo sin ella. Ragnarök, al igual que su anterior entrega y toda la saga en general, nos brinda una banda sonora alucinante. Música épica, de aquella que nos pone la piel de gallina y que hace que a nivel jugable todo sea mucho más satisfactorio. Las escenas importantes de este título, acompañadas de esta banda sonora original, hacen que el título sea mucho más inmersivo de lo que ya es. Una orquesta al nivel de God of War.

El plano secuencia (una vez más)

Ya lo comenté en la pasada review de God of War (2018), pero me sigue alucinando que absolutamente TODO el juego esté desarrollado en plano secuencia. Para los que no sepáis lo que significa, se trata de un recurso, normalmente cinematográfico, en el que no hay cortes de ningún tipo en las escenas. Es como si lleváramos permanentemente una cámara de vídeo que nos graba en todo momento y que no se apaga nunca. Sí sois fans de las películas de Marvel y estáis atentos veréis mínimo un plano secuencia en cada una de ellas. Y ahora que ya sabéis lo que es, no podréis dejar de verlos.

A lo que me refiero con esto es que es un recurso increíble para un juego de tantas y tantas horas. He intentado siempre, al igual que con la entrega anterior, buscar un mínimo momento en el que se corte la imagen, pero es imposible porque no hay. Ningún pantallazo en negro, ninguna pantalla de carga: NADA. Nos podríamos pasar el juego completo del tirón y no veríamos absolutamente ningún corte, y creo que esto es complicado de realizar, que hay un trabajo increíble detrás. Y es por ello por lo que, una vez más, se merece una mención importante en mi análisis.

God of War Ragnarök

Atreus

Algo que podíamos esperar de esta nueva entrega, pero que a mi igualmente me ha sorprendido, es el poder jugar con Atreus. Algo más crecidito en esta entrega y bastante más hábil, Ragnarok nos permite, en ciertos momentos, ponernos en las manos del hijo de Kratos. Una experiencia muy gratificante, ya que al ser más pequeño y atacar con el arco el combate se vuelve bastante más rápido y satisfactorio. Ojo, no estoy diciendo que jugar con Kratos no sea satisfactorio: poder cortar cabezas y partir cuerpos por la mitad con nuestras propias manos gusta a cualquiera, pero creo este nuevo enfoque de jugar con el otro gran protagonista de la saga le da un aire fresco que yo, en lo personal, agradezco mucho.

Los personajes secundarios

Está claro que aquí los protagonistas son Kratos y Atreus, personajes muy cuidados y perfectamente diseñados, ya que son con los que pasaremos gran parte del juego, pero luego están todos los demás. Tipos como Odín, Thor, Heimdall, Tyr o incluso Durlin y su pulpo se nota que están hechos con mimo. Insisto que el trabajo ya no solo gráfico de Ragnarök, llega a otro nivel. Cualquiera que parezca un mero secundario tiene un nivel de detalle y dedicación espectaculares, aunque solo salga dos minutos en pantalla.

God of War Ragnarök

Compramos tu PS4

No es un simple “mata mata”

Muchos pensaréis que God of War es el típico juego de apretar botones, arrancar cabezas, cercenar brazos y mutilar espaldas. Y, aunque realmente lo es, toda la saga ha tenido mucha más profundidad. Es verdad que Kratos siempre ha sido un bestia que nunca ha tenido miramientos con nada y se llevaba todo y a todos por delante, pero detrás se ha contado una historia con giros de guión. ¿Y a quién no le gustan los giros de guión? Sin querer destriparos nada ni hacer ningún tipo de “spoiler”, solo os diré que el final del anterior título nos deja con ganas de más, como un buen final de temporada. Santa Monica Studios nos dejó con unos últimos detalles antes de cerrar el título de 2018 y de dejarnos con la intriga de saber cómo sigue.

A lo que me refiero con todo esto es que la saga de God of War es mucho más profunda de lo puede parecer a simple vista, y vale mucho la pena adentrarse en este mundo si aún sois de los que no han jugado a ninguno. De todas formas, Ragnarök nos ofrece un breve resumen de la anterior entrega a modo de cinemática para, o bien refrescar a los que lo jugamos hace años, o para poner en situación a los que entran de nuevas a este mundo.

El multiverso de PlayStation

Algo que siempre ha hecho muy bien PlayStation es meternos detallitos o “easter eggs” en forma de coleccionables o ciertos objetos tirados en el escenario referentes a otras sagas míticas de Sony. ¿Os acordáis del muñeco de Sackboy que nos encontramos en un edificio en The Order 1886? ¿O el colgante de Nathan Drake y el huevo de Jak & Daxter en The Last of Us Parte 2? ¿Y el traje de Sly Cooper en Ghost of Tsuhima? Y por poneros un ejemplo más cercano: en Horizon Forbidden West encontramos un árbol con el hacha de Kratos clavada y varios tótems de los protagonistas de God of War. Son «cositas» que pueden parecer insignificantes pero que, en mi caso, me gusta encontrar y saber que están allí.

En Ragnarok no solo hay detalles de este tipo, sino que son coleccionables como tal. Un puñado de libros llamados “Poemas de Kvasir” que nos darán una pista del juego de PlayStation del que se trata con la imagen de la portada, pero es que además habrá algún tipo de escrito o poema dentro que nos facilitará saber a qué juego de Sony se refiere. Evidentemente, esta clase de cosas no afectan a la trama principal, pero son estos pequeños «regalos» los que hacen aún más especial cualquier juego exclusivo de la consola.

God of War Ragnarök

A Mimir

Esta cabeza que llevamos colgada del cinto merece una mención especial, fuera de los personajes secundarios. Mimir está considerado el dios más listo e inteligente de todos. No solo nos advertirá de si tenemos algún enemigo a nuestra espalda, sino que nos enriquecerá con toda su sabiduría nórdica. En la entrega anterior nos contó una infinidad de leyendas, cuentos e historias del mundo en el que vivimos. Lo curioso es que, en más de 40 horas que jugué para completarlo al 100%, nunca se repitió. Pasa lo mismo con este Ragnarök. Nos cuenta mil y una curiosidades que hacen que nuestros paseos en barca sean mucho más amenos. Saldremos de estas dos últimas entregas siendo unos auténticos eruditos de la mitología escandinava.

Aparte de todo esto y volviendo un poco al punto anterior, hay un momento en el que Mimir le pregunta a Kratos por un torneo en el que participó hace mucho tiempo y que luchó contra canallas (Nathan Drake de Uncharted), no muertos (Sir Daniel Fortesque de Medievil), automatas (Big Daddy de Bioshock) y el músico más importante de la historia (PaRappa the Rapper), refiriéndose, evidentemente, al juego de PlayStation 3, All Stars: Battle Royale, un brawler con personajes de diferentes videojuegos de la consola. Lo que os decía, detallitos que lo hacen único.

God of War Ragnarök

La maravilla del DualSense

Como ya es costumbre en mis análisis, intento dedicar un punto para hablar del mando de PlayStation 5 siempre y cuando me haya sorprendido. Y una vez más lo ha vuelto a hacer: la sensación que trasmite este DualSense de Sony sigue dejándome casi sin palabras. Ya no solo es la presión de los gatillos o el golpe que te da al recoger el hacha, momentos como el de deslizarnos por la cuerda de un punto a otro y notar el raspado de esta en nuestras manos es algo de otro nivel. Os recomiendo 100% que, si podéis, juguéis la versión de nueva generación: ya no por la calidad gráfica, que también, sino por tener esta maravilla de la industria en vuestras manos.

Podría pasarme horas y horas y escribir un sinfín de páginas sobre las maravillas de este titán de la industria, pero prefiero no desvelaros mucho más y que podáis experimentarlo por vosotros mismos. Os prometo que no os vais a arrepentir. Evidentemente, God of War Ragnarök lo tenéis disponible para PlayStation 4 y PlayStation 5 en vuestra tienda GAME favorita y a través de nuestra página web game.es. Además, si os dais prisa aún podréis conseguir con vuestra compra un DLC y un libro de arte del juego.

Vídeos más vistos

Lanzamientos 6 al 12 de junio

Vídeos

🎮 ¡Descubre los lanzamientos de la semana en GAME! 🎮 Semana del 26 de septiembre al 2 de octubre

Compra y vende tu PlayStation 4 en GAME

Vídeos

🎮 ¡No te pierdas nuestro resumen de la Gamescom 2022 con todo lo que pudimos probar! 🎮

Kirby y la tierra olvidada

Vídeos

📲 ¿El mejor mando de móvil? ¡Analizamos el RAZER KISHI V2! 📲

Productos más visitados

Auriculares GAME IN-EAR

Ver en GAME.ES

Mochila GAME BP420 RGB

MOCHILA GAME BP420 RGB

Ver en GAME.ES

Micrófono GAME MIC220

Micrófonos GAME

Ver en GAME.ES

Entradas relacionadas

VER TODAS

¡GAME es más! Análisis, reportajes, unboxings, tutoriales, curiosidades... visita game.es