[#PorQuéTeGustará] 10 razones para convertirnos en un gran maestro estratega con Tactics Ogre: Reborn

Alber Sánchez

21 de noviembre de 2022

Compramos tu PS4

Ser un buen estratega, planeando cada acción, es un factor primordial en esta vida. Yo mismo, pese a mi contrastada ineptitud, he aplicado elaboradas tretas y algún perverso ardid (posicionamiento óptimo, despistar al enemigo, rodeo envolvente del objetivo) y siempre he conseguido comer más pizza que los demás en los eventos familiares. Y jamás nadie se ha atrevido a encargarla con piña en mi presencia, gracias a mis artificios. La planificación metódica en algunas situaciones me ha llevado a ser el que más disfruta del manjar, y a unos 15 Kilitos de nada de sobrepeso. Vale, no, demos un giro radical al tema de ser táctico…

Yo también pongo esa mirada cuando acaricio mi espada. ¿Qué espada? La que tengo aquí colgada… detrás, en la pared, mal pensados.

Ser un buen estratega, planeando cada acción, es un factor primordial en numerosas formas de ocio. El Backgammon, el Senet (gracias por todo, Perdidos), o el Ajedrez llevan acompañando a la humanidad desde hace siglos, ayudando a nuestros ancestros a darle al tarro mientras se divertían. Hoy en día, con las modas actuales en los videojuegos, parece que todo pasa por pegar tiros a mansalva con colorines por doquier y de manera descerebrada. Por suerte, aún quedan títulos que nos exigen estrujarnos la materia gris, analizando y planificando nuestra partida, mientras lo gozamos de forma más pausada, y de la mano de PLAION, os traemos el mejor ejemplo posible. Al fin ha llegado la última entrega de la saga más celebrada del género, Ogre Battle, con el flamante Tactics Ogre Reborn de Square-Enix. Turno para nuestros 10 motivos…

1. Colocando las piezas en el tablero… de la guerra. Son tiempos convulsos en el reino de Valeria, ya que, ante la aparente defunción del monarca sin heredero al trono, la gente se ha puesto tensa (y agresiva). Distintos pueblos se alzan en armas, y ahí tendremos a los Walisteos o a los Galgastaníes (gentilicios reales del juego, no es broma) dándose mamporros en una intensa guerra civil. En toda contienda armada, siempre hay vencedores y vencidos… adivinad en qué bando nos va a tocar al comienzo de la historia.

“Este río no es el Ebro ni el Duero… es el Tajo, como el que te hará mi mandoble”. Humor para el campo de batalla.

2. Apertura Benoni (oscuro chascarrillo ajedrecístico). Tras el pequeño vídeo introductorio, podremos escoger qué tipo de “vástago del destino” encarnaremos. Primero, con un curioso cumple-nombre con el calendario local. A continuación, varias preguntas profundas para medir nuestra altura (o bajeza) ética y moral (una que me tocó: ¿Por qué matarías a alguien? Profundo). Finalmente escogeremos el favor de una diosa, cuyo amparo será importante para las afinidades a los seis elementos (fuego, agua, tierra, etc.… lo clásico). Estas elecciones quizás parezcan tener poco peso inicialmente, pero ya veréis que difícil se torna discernir lo que es justicia luego…

3. ¿Seremos un mero peón? Preparándose para asaltar a los Caballeros Oscuros de Bakram (con ese nombre, angelitos no serán, no), arrancamos la partida con el trío de protagonistas. Se trata de los hermanos Pavel, Catiua y Denam, y su amigo de la infancia, Vyce. Los tres forman parte de la resistencia de Walystea, y tras un primer Epic Fail (lo típico de querer matar a alguien por equivocación), se irán inmiscuyendo más y más en una profunda trama. Esta obra no es la habitual japonesada de chico (con ropa extravagante y pelo raro) conoce chica, nos esperan decisiones de fuerte calado emocional, intrigas palaciegas y políticas a lo largo de más de 50 horas.

La chavala se ha quedado sin palabras. Le acabamos de entregar la factura de la luz.

4. Precursora a la partida Kasparov VS Deep Blue (suena a combate de boxeo, pero no). La saga Battle Ogre carga con varias décadas a sus espaldas, y la historia tras este Tactics Ogre Reborn tiene su miga. La versión primigenia -Let Us Cling Together- se lanzó en 1995 para SNES, y posteriormente tuvo un remake en el año 2010, para PSP, con numerosas mejoras, entre las que se encontraban rediseños y una narrativa expandida. Ahora nos llega en forma de remasterización, perfectamente adaptado a los gustos actuales, pero conservando todo el sabor añejo.

5. ¿Caballo se zampa alfil? Empecemos por lo básico. Este es un juego de Rol Japonés Táctico. El grueso de la jugabilidad recae en los combates, que se desarrollan en una parrilla o tablero. Las unidades de nuestra compañía estarán formadas por los protas, mercenarios y soldados que vayamos contratando, y varios personajes de apoyo. Cada pieza ocupará una casilla, y dependiendo de su tiempo de espera, le llegará el turno de ataque. En ese momento, podrá desplazarse para buscar la posición ideal, antes de elegir entre varias opciones ofensivas. La acción se irá alternando entre nuestro destacamento y el pelotón rival, manejado por la máquina (que tiene muy mala baba, nada de confiarse), hasta que cumplimos el objetivo o nuestros miembros principales caigan derrotados.

Lo típico en el medievo europeo según los nipones: un ejército formado por soldados, dragones, gallifantes y algún pulpo (¿filias tentaculares?)

Compramos tu PS4

6. Gambito rolero. ¿Sacrificar ese guerrero que acabas de reclutar? ¡sin titubear! Vosotros decidís cuál es la mejor estrategia para ganar en los envites, pero la utilidad y posición de cada sujeto en el campo de batalla tendrá su peso en oro. Todas las unidades cuentan con sus correspondientes puntos de salud (y magia, para las capaces de cambiar el caballo de Xena), niveles de atributos, afinidad elemental, y la posibilidad de desbloquear distintas habilidades: de lance, apoyo, instinto (no básico), especial… Según avancemos en la historia, nuestra patrulla ganará experiencia, tornándose más poderosa, pero los retos a los que nos enfrentaremos aumentarán a la par.

7. … va a ser que no. No, aquí mover dos fichas a la vez no está permitido como en cierto juego de mesa, pero sí que tenemos una genial opción llamada “El carro”, la cual nos permitirá retroceder varios turnos sin penalización (no es hacer trampa si el juego te deja). Un sistema ideal en caso de que nuestra errática estrategia pueda llevar a la muerte permanente de esa soldado raso de la que te habías encariñado… y que tenía equipado el mejor amuleto, la espada más tocha y más pergaminos que la biblioteca de Alejandría. También será de gran ayuda para planificar la recogida de cartas coloreadas (otro de los cambios en esta edición) antes de que las pillen los rivales y se vuelvan to’mazaos.

“Emperador Palpatine, creo que el becario ha tocado los controles de la Estrella de la Muerte y el rayo se nos ha desviado un pelín…”

8. Sin reloj de Fischer para meter presión. En las zonas de combate tendremos todo el tiempo del mundo para decidir nuestras acciones cuando sea el turno, y lo mismo ocurrirá en el mapa general de la partida. En este detallado plano del archipiélago valeriano… o valieriense (también queremos inventar gentilicios, corcho) desplazaremos a nuestro pelotón entre ciudades y fortalezas, visitaremos tiendas donde pertrecharnos y vender objetos, o aprovecharemos para reconocer el terreno antes de adentrarnos en los asaltos. También podremos revisar minuciosamente los tutoriales y acontecimientos pasados en los enciclopédicos menús que, por suerte, han llegado en un cristalino castellano.

“A ver… Gondor a la izquierda, La Comarca a la derecha… vale, creo que por aquí no voy para Euskadi”

9. Tablero y piezas en caoba, nogal y arce. Al igual que el material de los escaques puede ser de auténtico lujo, los acabados de un videojuego también, y así es en el caso de Tactics Ogre: Reborn. Visualmente, aunque pueda resultar algo añejo, se ha querido mantener el espíritu original con un aspecto pixelado en 2D para los personajes, muy cuquis sobre el mapeado, pero con unas flipantes y detalladas ilustraciones durante los diálogos y secuencias. Las superficies de cada escenario, por su parte, tienen la variedad suficiente para no resultar repetitivos tras numerosas lides. El apartado sonoro, a su vez, es una delicia, con una banda sonora orquestada magistral, y unas voces (en inglés o japonés) genialmente seleccionadas.

10. Jaque mate en el SRPG. El “Strategy Rol Playing Game” suele ser un género denso, uno al que los no iniciados pueden tener miedo a acercarse. Con Tactics Ogre: Reborn no hay por qué acobardarse, pues ofrece mogollón de ayudas para los inexpertos y tiene una curva de aprendizaje sublime, pidiéndonos solo a cambio nuestro tiempo y ganas de divertirnos. Recordad que lo podréis disfrutar en Playstation 4 y 5, o en Nintendo Switch, y que ya se encuentra disponible en la web de GAME o en cualquiera de sus tiendas. Nosotros vamos a continuar nuestra lucha por la justicia, que no somos de dejar los asuntos en tablas…

Sí, sí, ya hemos hecho bromas sobre la factura de la luz… pero quién tuviese un dragoncio así para enchufarlo en casa….

Vídeos más vistos

Lanzamientos 6 al 12 de junio

Vídeos

🎮 ¡Descubre los lanzamientos de la semana en GAME! 🎮 Semana del 26 de septiembre al 2 de octubre

Compra y vende tu PlayStation 4 en GAME

Vídeos

🎮 ¡No te pierdas nuestro resumen de la Gamescom 2022 con todo lo que pudimos probar! 🎮

Kirby y la tierra olvidada

Vídeos

📲 ¿El mejor mando de móvil? ¡Analizamos el RAZER KISHI V2! 📲

Productos más visitados

Auriculares GAME IN-EAR

Ver en GAME.ES

Mochila GAME BP420 RGB

MOCHILA GAME BP420 RGB

Ver en GAME.ES

Micrófono GAME MIC220

Micrófonos GAME

Ver en GAME.ES

Entradas relacionadas

VER TODAS

¡GAME es más! Análisis, reportajes, unboxings, tutoriales, curiosidades... visita game.es